Característica de determinados papeles que evita la desintegración en húmedo. Es fundamental para los papeles de etiquetas, cuando el producto puede sumergirse en agua (por ejemplo, botellas de vino blanco o espumoso). Para lograr esta característica particular, se agregan pequeñas cantidades de resinas o polímeros específicos al papel durante la etapa de producción.