Impresión realizada a través de una pantalla de tela de malla muy fina montada sobre un marco. El marco se trata con un proceso fotográfico para tapar las zonas que no se deben imprimir y dejar las demás libres. La tinta se presiona a través de la tela y se deposita en la hoja de papel que se encuentra debajo. La serigrafía permite utilizar tintas de muy alta cobertura, incluido el blanco, e imprimir en cartulina / cartón, tela u otros materiales que no se pueden insertar en otras imprentas.