Una encuadernación simple realizada doblando y ensamblando una o más pliegos, y una tapa según se requiera, y uniéndolas en el centro con grapas metálicas. Este sistema de encuadernación solo es eficaz con un número limitado de páginas (en general no más de 64) o cuando se utiliza papel muy fino. Cuando un folleto ensamblado de esta manera no tiene una cubierta en un material diferente, se dice que está cubierto por sí mismo.