Una variante de encuadernación de tapa blanda en la que las páginas reunidas se fresan en el lateral del lomo para favorecer la absorción del pegamento y luego se pegan a la tapa. Es rápido y económico, pero no permite una apertura plana. Varias técnicas desarrolladas recientemente (colas de poliuretano o PUR) son capaces de superar este inconveniente y asegurar una unión más fuerte, especialmente cuando se utilizan papeles que tienen superficies no receptivas a las colas (nacaradas, engomadas, etc.).