Tratamiento protector insertado durante la fabricación del papel, útil en el caso de objetos que necesiten manipularse mucho, como etiquetas, embalajes y menús.