Papel con una capa superficial estucada, de diferente composición en función del acabado requerido. Gracias a su superficie lisa y poco absorbente, el papel estucado ofrece un mejor rendimiento de impresión que el papel sin estucar. Los acabados disponibles incluyen brillo, satinado o mate, y las versiones pueden revestirse por ambas caras o solo una.